La fe en el Maestro divino nos da la fuerza para mirar con confianza el futuro. Queridos sacerdotes, Cristo cuenta con vosotros. A ejemplo del Santo Cura de Ars, dejaos conquistar por Él y seréis también vosotros, en el mundo de hoy, mensajeros de esperanza, reconciliación y paz. (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Confío este Año Sacerdotal a la Santísima Virgen María, pidiéndole que suscite en cada presbítero un generoso y renovado impulso de los ideales de total donación a Cristo y a la Iglesia que inspiraron el pensamiento y la tarea del Santo Cura de Ars (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
"La castidad brillaba en su mirada", y los fieles se daban cuenta cuando clavaba la mirada en el sagrario con los ojos de un enamorado. También la obediencia de san Juan María Vianney quedó plasmada totalmente en la entrega abnegada a las exigencias cotidianas de su ministerio. Se sabe cuánto le atormentaba no sentirse idóneo para el ministerio parroquial y su deseo de retirarse "a llorar su pobre vida, en soledad". Sólo la obediencia y la pasión por las almas conseguían convencerlo para seguir en su puesto. A los fieles y a sí mismo explicaba: "No hay dos maneras buenas de servir a Dios. Hay una sola: servirlo como Él quiere ser servido" (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Se entregaba totalmente a su propia vocación y misión con una ascesis severa: "La mayor desgracia para nosotros los párrocos -deploraba el Santo- es que el alma se endurezca"; con esto se refería al peligro de que el pastor se acostumbre al estado de pecado o indiferencia en que viven muchas de sus ovejas. (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Los sacerdotes podemos aprender del Santo Cura de Ars no sólo una confianza infinita en el sacramento de la Penitencia, que nos impulse a ponerlo en el centro de nuestras preocupaciones pastorales, sino también el método del "diálogo de salvación" que en él se debe entablar (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
"Todas las buenas obras juntas no son comparables al Sacrificio de la Misa, porque son obras de hombres, mientras la Santa Misa es obra de Dios". Estaba convencido de que todo el fervor en la vida de un sacerdote dependía de la Misa: "La causa de la relajación del sacerdote es que descuida la Misa. Dios mío, ¡qué pena el sacerdote que celebra como si estuviese haciendo algo ordinario!". Siempre que celebraba, tenía la costumbre de ofrecer también la propia vida como sacrificio: "¡Cómo aprovecha a un sacerdote ofrecerse a Dios en sacrificio todas las mañanas!" (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Les enseñaba el Cura de Ars, "Sabemos que Jesús está allí, en el sagrario: abrámosle nuestro corazón, alegrémonos de su presencia. Ésta es la mejor oración". Y les persuadía: "Venid a comulgar, hijos míos, venid donde Jesús. Venid a vivir de Él para poder vivir con Él...". "Es verdad que no sois dignos, pero lo necesitáis". Dicha educación de los fieles en la presencia eucarística y en la comunión era particularmente eficaz cuando lo veían celebrar el Santo Sacrificio de la Misa. Los que asistían decían que "no se podía encontrar una figura que expresase mejor la adoración... Contemplaba la hostia con amor" (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
En cuanto llegó, consideró la Iglesia como su casa... Entraba en la Iglesia antes de la aurora y no salía hasta después del Angelus de la tarde. Si alguno tenía necesidad de él, allí lo podía encontrar (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
"Dios mío, concédeme la conversión de mi parroquia; acepto sufrir todo lo que quieras durante toda mi vida" (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
El sacerdote tiene la llave de los tesoros del cielo: él es quien abre la puerta; es el administrador del buen Dios; el administrador de sus bienes... Dejad una parroquia veinte años sin sacerdote y adorarán a las bestias... (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Si comprendiéramos bien lo que representa un sacerdote sobre la tierra, moriríamos: no de pavor, sino de amor... Sin el sacerdote, la muerte y la pasión de Nuestro Señor no servirían de nada. El sacerdote continúa la obra de la redención sobre la tierra... ¿De qué nos serviría una casa llena de oro si no hubiera nadie que nos abriera la puerta? (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Si desapareciese el sacramento del Orden, no tendríamos al Señor. ¿Quién lo ha puesto en el sagrario? El sacerdote. ¿Quién ha recibido vuestra alma apenas nacidos? El sacerdote. ¿Quién la nutre para que pueda terminar su peregrinación? El sacerdote. ¿Quién la preparará para comparecer ante Dios, lavándola por última vez en la sangre de Jesucristo? El sacerdote, siempre el sacerdote. Y si esta alma llegase a morir [a causa del pecado], ¿quién la resucitará y le dará el descanso y la paz? También el sacerdote... ¡Después de Dios, el sacerdote lo es todo!... Él mismo sólo lo entenderá en el cielo (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
¡Oh, qué grande es el sacerdote! Si se diese cuenta, moriría... Dios le obedece: pronuncia dos palabras y Nuestro Señor baja del cielo al oír su voz y se encierra en una pequeña hostia (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Este año desea contribuir a promover el compromiso de renovación interior de todos los sacerdotes, para que su testimonio evangélico en el mundo de hoy sea más intenso e incisivo, y se concluirá en la misma solemnidad de 2010 (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)

  • ¿Sacerdote Yo? ¿Por qué no?
  • ¿Sacerdote Yo? ¿Por qué no?
  • ¿Sacerdote Yo? ¿Por qué no?
  • ¿Sacerdote Yo? ¿Por qué no?
  • ¿Sacerdote Yo? ¿Por qué no?
  • ¿Sacerdote Yo? ¿Por qué no?

San Agustín Roscelli: “Confesor santo” que se empeñó en salvar a las jóvenes de las trampas y de los peligros morales

Publicado 2010/05/07
Autor: Gaudium Press

Bogotá (Viernes, 07-05-2010, Gaudium Press) Hace 192 años, el 17 de julio de 1818 en Bargone, Italia, el país europeo dio a luz un santo que siempre estuvo dispuesto -con humildad, obediencia y en silencio- a buscar la voluntad de Dios. Bautizado con el nombre de Agustín Roscelli -el mismo día de su nacimiento, porque se temía por su vida-, su existencia estuvo siempre impregnada por un gran amor por Aquél que lo creo. Hoy la Iglesia conmemora la vida de este santo quien fundó la Congregación de Hermanas de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María.

AgostinoRoscelli.jpgPerteneciente a una familia pobre en medios materiales, pero rica en la fe y en virtudes cristianas, sintió el llamado al sacerdocio siendo muy joven, gracias a una misión que, en mayo de 1835, animó el Archipresbítero de Chiavari, en Italia, Antonio María Gianelli, quien hoy también es un santo italiano.

Su formación hacia el sacerdocio la realizó en la ciudad de Génova. Allí vivió tiempos difíciles y tuvo que afrontar varios desafíos económicos que supo sobrellevar gracias a su gran fuerza de voluntad, su tenacidad, la intensa oración y al corazón de algunas personas que le brindaron su apoyo. Fue ordenado sacerdote por el Cardenal Plácido María Tadini el 19 de septiembre de 1846.

Recordado como "Santo confesor" y por su gran deseo por ayudar a las jóvenes presas de peligros

Como sacerdote al Padre Roscelli se le encomendó la misión de trabajar en el populoso barrio de San Martín de Albaro, donde empezó a mostrar su gran dedicación a la confesión -incluso por este hecho algunos hoy lo llaman el "Santo confesor"-. Fue precisamente en el confesionario donde se acercó a la triste realidad y de los peligros a los que se enfrentaban las jóvenes de la época, quienes por su necesidad de trabajar, se convertían fácilmente en presa de personas deshonestas al tener que trasladarse a otras ciudades.

En 1874, como Capellán del Orfanatorio Provincial, conoció de cerca las dificultades por las que pasaban algunas madres solteras quienes, siendo jóvenes sencillas de pueblo y por falta de un trabajo digno y bien retribuido, eran víctimas de personas malintencionadas.

Por estos acontecimientos que rodaban constantemente su labor como pastor, el Padre Roscelli anidó en su corazón un fuerte deseo de salvar a las jóvenes de las trampas y de los peligros morales, el cual se materializó años más tarde -gracias a la propuesta que le hicieron algunas de sus penitentes-, en las escuelas taller, que consistían en centros donde las jóvenes recibían instrucción religiosa y moral, de la mano de la formación humana y cristiana, para que éstas pudiesen enfrentar los peligros de las ciudades.

Congregación de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María

Un par de años después, el 15 de octubre de 1876, e inspirado por las maestras de las Casas-Taller, hizo realidad su tímida idea de una Congregación religiosa la cual recibió la bendición del mismo Papa Pio IX, quien le dijo al Padre Roscelli: "Deus bendicat te et opera tua bona" -"Dios te bendiga a ti y a tu buena obra"-.

El 22 del mismo mes el sacerdote les entregó el hábito religioso a las primeras Hijas, a quienes llamo Hermanas de la Inmaculada. Años después la obra se condolida y se extiende más allá de las fronteras italianas.

El Padre Roscelli muere el 7 de mayo de 1902 y es canonizado casi 100 años después por Juan Pablo II el 10 de junio de 2001, quien en la homilía de la canonización señaló: "El amor de Dios a los hombres se manifestó con particular evidencia en la vida de San Agustín Roscelli, a quien hoy contemplamos en el esplendor de la santidad. Su existencia, totalmente impregnada de fe profunda, puede considerarse un don ofrecido para la gloria de Dios y el bien de las almas".

Trackback(0)
Comentarios (2)Add Comment
0
...
escrito por celeste, mayo 04, 2012
muchas gracias me ayudaron mucho para sacar respuestas de agustin rocselli para el cole su pagina esta buena gracias...

...celeste...
0
...
escrito por admin, mayo 04, 2012
Hola Celeste! me alegro que te haya servido de ayuda la página smilies/smiley.gif

Escribir comentario

busy

¿Te gusta nuestra página?

Haz un donativo a la Asociación Revaloria (sin ánimo de lucro), para que esta web sobre los sacerdotes pueda seguir funcionando:

Te escuchamos:

Soy el creador y gestor de esta web. Te escucho en las redes sociales:

Facebook Twitter

Seguirme en Twitter es gratis y libre de emisiones de CO2: haces un favor a tu economía y al planeta :-)

Publicidad: