La fe en el Maestro divino nos da la fuerza para mirar con confianza el futuro. Queridos sacerdotes, Cristo cuenta con vosotros. A ejemplo del Santo Cura de Ars, dejaos conquistar por Él y seréis también vosotros, en el mundo de hoy, mensajeros de esperanza, reconciliación y paz. (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Confío este Año Sacerdotal a la Santísima Virgen María, pidiéndole que suscite en cada presbítero un generoso y renovado impulso de los ideales de total donación a Cristo y a la Iglesia que inspiraron el pensamiento y la tarea del Santo Cura de Ars (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
"La castidad brillaba en su mirada", y los fieles se daban cuenta cuando clavaba la mirada en el sagrario con los ojos de un enamorado. También la obediencia de san Juan María Vianney quedó plasmada totalmente en la entrega abnegada a las exigencias cotidianas de su ministerio. Se sabe cuánto le atormentaba no sentirse idóneo para el ministerio parroquial y su deseo de retirarse "a llorar su pobre vida, en soledad". Sólo la obediencia y la pasión por las almas conseguían convencerlo para seguir en su puesto. A los fieles y a sí mismo explicaba: "No hay dos maneras buenas de servir a Dios. Hay una sola: servirlo como Él quiere ser servido" (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Se entregaba totalmente a su propia vocación y misión con una ascesis severa: "La mayor desgracia para nosotros los párrocos -deploraba el Santo- es que el alma se endurezca"; con esto se refería al peligro de que el pastor se acostumbre al estado de pecado o indiferencia en que viven muchas de sus ovejas. (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Los sacerdotes podemos aprender del Santo Cura de Ars no sólo una confianza infinita en el sacramento de la Penitencia, que nos impulse a ponerlo en el centro de nuestras preocupaciones pastorales, sino también el método del "diálogo de salvación" que en él se debe entablar (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
"Todas las buenas obras juntas no son comparables al Sacrificio de la Misa, porque son obras de hombres, mientras la Santa Misa es obra de Dios". Estaba convencido de que todo el fervor en la vida de un sacerdote dependía de la Misa: "La causa de la relajación del sacerdote es que descuida la Misa. Dios mío, ¡qué pena el sacerdote que celebra como si estuviese haciendo algo ordinario!". Siempre que celebraba, tenía la costumbre de ofrecer también la propia vida como sacrificio: "¡Cómo aprovecha a un sacerdote ofrecerse a Dios en sacrificio todas las mañanas!" (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Les enseñaba el Cura de Ars, "Sabemos que Jesús está allí, en el sagrario: abrámosle nuestro corazón, alegrémonos de su presencia. Ésta es la mejor oración". Y les persuadía: "Venid a comulgar, hijos míos, venid donde Jesús. Venid a vivir de Él para poder vivir con Él...". "Es verdad que no sois dignos, pero lo necesitáis". Dicha educación de los fieles en la presencia eucarística y en la comunión era particularmente eficaz cuando lo veían celebrar el Santo Sacrificio de la Misa. Los que asistían decían que "no se podía encontrar una figura que expresase mejor la adoración... Contemplaba la hostia con amor" (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
En cuanto llegó, consideró la Iglesia como su casa... Entraba en la Iglesia antes de la aurora y no salía hasta después del Angelus de la tarde. Si alguno tenía necesidad de él, allí lo podía encontrar (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
"Dios mío, concédeme la conversión de mi parroquia; acepto sufrir todo lo que quieras durante toda mi vida" (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
El sacerdote tiene la llave de los tesoros del cielo: él es quien abre la puerta; es el administrador del buen Dios; el administrador de sus bienes... Dejad una parroquia veinte años sin sacerdote y adorarán a las bestias... (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Si comprendiéramos bien lo que representa un sacerdote sobre la tierra, moriríamos: no de pavor, sino de amor... Sin el sacerdote, la muerte y la pasión de Nuestro Señor no servirían de nada. El sacerdote continúa la obra de la redención sobre la tierra... ¿De qué nos serviría una casa llena de oro si no hubiera nadie que nos abriera la puerta? (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Si desapareciese el sacramento del Orden, no tendríamos al Señor. ¿Quién lo ha puesto en el sagrario? El sacerdote. ¿Quién ha recibido vuestra alma apenas nacidos? El sacerdote. ¿Quién la nutre para que pueda terminar su peregrinación? El sacerdote. ¿Quién la preparará para comparecer ante Dios, lavándola por última vez en la sangre de Jesucristo? El sacerdote, siempre el sacerdote. Y si esta alma llegase a morir [a causa del pecado], ¿quién la resucitará y le dará el descanso y la paz? También el sacerdote... ¡Después de Dios, el sacerdote lo es todo!... Él mismo sólo lo entenderá en el cielo (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
¡Oh, qué grande es el sacerdote! Si se diese cuenta, moriría... Dios le obedece: pronuncia dos palabras y Nuestro Señor baja del cielo al oír su voz y se encierra en una pequeña hostia (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Este año desea contribuir a promover el compromiso de renovación interior de todos los sacerdotes, para que su testimonio evangélico en el mundo de hoy sea más intenso e incisivo, y se concluirá en la misma solemnidad de 2010 (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)

  • ¿Sacerdote Yo? ¿Por qué no?
  • ¿Sacerdote Yo? ¿Por qué no?
  • ¿Sacerdote Yo? ¿Por qué no?
  • ¿Sacerdote Yo? ¿Por qué no?
  • ¿Sacerdote Yo? ¿Por qué no?
  • ¿Sacerdote Yo? ¿Por qué no?

Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/anosacerdotalinfo/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142

Últimas noticias

Sacerdocio y Seminarios es el tema de la 91ª Asamblea Plenaria del Episcopado Mexicano que inicia hoy

20 Junio 2011

Ciudad de México (Lunes, 30-05-2011, Gaudium Press) La formación permanente de los sacerdotes y seminaristas, teniendo en cuenta las necesidades actuales, es el tema de la 91ª Asamblea Plenaria del Episcopado Mexicano que inicia hoy en México.

Con el lema "Formación de los discípulos pastores para el México de hoy", los obispos de las 91 diócesis mexicanas analizarán y reflexionarán, hasta este viernes 3 de junio, sobre cómo ha de ser la formación permanente de sacerdotes y seminaristas del país de cara a la Misión Permanente. "Conocer las expectativas, elaborar los caminos y tener las estrategias suficientes para la formación inicial de nuestros seminarios y para la formación permanente del presbiterio en las distintas diócesis", será parte del objetivo de la Asamblea, según expone Mons. Víctor René Rodríguez Gómez, Secretario General de la Conferencia el Episcopado Mexicano (CEM).

Foto por CEM.jpg
Foto: Conferencia Episcopal Mexicana

Mons. Rodríguez Gómez, también dice que esta reunión de obispos será igualmente ocasión para "constatar que nuestro mundo ha cambiado", y establecer los desafíos que, en las circunstancias actuales, deben afrontar los sacerdotes para desarrollar su ministerio: "circunstancias que están más encaminadas e inmersas en lo temporal, rápido e inmediato, y por lo mismo, una vocación de servicio, de generosidad, de entrega, como debe ser el servicio sacerdotal, tiene distintas situaciones de cuestionamiento", agrega.

La Asamblea iniciará hoy en la Nunciatura Apostólica de México donde los obispos celebrarán el "Día del Papa Benedicto XVI", conmemoración que se hará con motivo del aniversario de la elección del Santo Padre como pastor y cabeza de la Iglesia Universal.

Mañana, 31 de mayo, se hará la apertura oficial del encuentro en las instalaciones de la Casa Lago -situada en el Lago de Guadalupe, Cuautitlán Izcalli, Estado de México- con una solemne Eucaristía, la cual estará seguida del mensaje inaugural por parte de Mons. Carlos Aguiar Retes, Arzobispo de Tlalnepantla, Presidente de la CEM y nuevo presidente del Celam, y el saludo a los Obispos de Mons. Christophe Pierre, Nuncio Apostólico en México.

La agenda de trabajo de este primer día de Asamblea se centrará en analizar la realidad actual de la formación permanente de los sacerdotes y los seminaristas, con el fin de encontrar elementos que contribuyan a determinar cuáles son sus dificultades y necesidades más comunes. Durante la primera jornada de labor, también se conmemorarán los 50 años del Centro Cultural y Asistencia Sacerdotal (CCyAS) del Episcopado Mexicano, que brinda asistencia y programas de prevención social a los sacerdotes ancianos y enfermos de México.

CEM.jpgEl segundo día de trabajo, que será el miércoles 1º de junio, abordará la formación sacerdotal a la luz de la Doctrina de la Iglesia, y se centrará en la misión de la Pastoral Vocación y los programas de formación de los seminaristas.

El jueves 2 de junio, por su parte, los obispos buscarán en la tercera jornada de trabajo hallar perspectivas que ayuden a impulsar la formación inicial y permanente de los seminaristas y sacerdotes. El vienes, tras revisar algunos aspectos internos de la CEM, será concluida la Asamblea.

Este 91 encuentro de los obispos de México, que se realiza dos veces al año para tratar temas de interés que faciliten el ministerio pastoral, contará con la coordinación de Mons. Rogelio Cabrera López, Arzobispo de Tuxtla Gutiérrez y Vice-Presidente de la CEM; Mons. José Rafael Palma, Obispo Auxiliar de Yucatán y Presidente de la Comisión Episcopal de Vocaciones y Seminarios; y Mons. Rodríguez Gómez.

   

A cumplirse los 60 años de sacerdocio del Papa, Baviera, su tierra natal, le obsequia iglesias en miniatura

20 Junio 2011

Publicado 2011/06/13
Autor: Gaudium Press

Ciudad del Vaticano (Lunes, 13-06-2011, Gaudium Press) Por dos días, los barrios que circundan el Vaticano y la Plaza de San Pedro fueron tomados por los bávaros, con sus ropas y su músicas tradicionales, haciendo de la región una pequeña Baviera. Fue un regalo para el Papa Benedicto XVI por su 60 aniversario de ordenación sacerdotal, ofrecido por la diócesis de Munich y Frisingia (la cuál fue regentada por el mismo Papa, entre los años 1977-1982). La Diócesis organizó una parada bávara con 42 caballos enjaezados para la fiesta y 6 modelos de iglesias bávaras.

view.jpgLos coterráneos del Santo Padre le dieron este presente insólito. Desde el viernes cerca de la columnata de la Plaza de San Pedro ya se oía música bávara. Ellos desfilaron por las calles de los barrios adyacentes en el sábado de noche, llevando 6 grandes modelos de iglesias bávaras: la catedral de Munich, y las iglesias de Altötting, Birkenstein, Aschau, Georg von Traunstein y de Bad Tölz, los lugares de la infancia y del inicio del sacerdocio y del arzobispado de Joseph Ratzinger. Antes de las 17 horas asistieron a misa en la Basílica vaticana.

Más de 200 músicos de las más famosas bandas alemanas vestidos con ropas tradicionales tocaron músicas bávaras. Fueron acompañados por más de 50 personas vestidas también en modo tradicional, que transportaban una mini Baviera con elementos particulares, como el oso de San Corbiniano, presente en el blasón del actual pontífice.

Un desfile bávaro estuvo también presente en el rezo del Regina Coeli en la Plaza de San Pedro el domingo, con el Santo Padre con una gran sonrisa en su rostro y ciertamente recordando su tierra natal.

Al final de la ceremonia los bávaros nuevamente desfilaron de la Plaza hasta los barrios vecinos, con el canto del "Großer Gott wir loben Dich", una canción religiosa alemana.

 

   

Iglesia y estadísticas

10 Junio 2011


Jueves, 24 de Marzo de 2011 18:02

No sé muy bien si a la Iglesia le van mucho las estadísticas. Índices, sumandos, cotas, variables, universos, errores muestrales…, ciertamente, no parecen conceptos muy teológicos. ¿Acaso serán pastorales? La dicotomía entre hechos y valores fue la trampa que M. Weber sembró en la modernidad, en las ciencias sociales, en el conocimiento social y en el periodismo. ¿Y en la Iglesia? Abramos la página web de la Conferencia Episcopal, la española, no la catalana, por supuesto. Noticias y más noticias sobre datos estadísticos. “Aumenta el 15% de los seminaristas…”, “El 71% de los alumnos…”, “Aumenta el número de declaraciones a favor…”. Se palpa, se siente, el aumento en la Iglesia está presente.


Pero la realidad, ¿es otra?, ¿es la misma? ¿es distinta? Leía estos días a Eberhard Jüngel y su “teología quejumbrosa” y su “teología dormida”. Pensé en las estadísticas animosas, esperanzadoras, despiertas. Un paso al frente. Al menos ya no nos preocupamos sólo por las estadísticas, aunque ciertos sectores eclesiales siguen el dictado de la macroeconomía, de la ley de los grandes números. Atrás quedó el debate, Ratzingeriano, por cierto y en gran medida, sobre si la Iglesia será en un futuro de minorías o de mayorías.  Cuestión de óptica, por no decir, orteguianamente, de perspectiva.


Pongamos un ejemplo de relatividad estadística, que no de relativismo. Los datos de los seminaristas. No diré yo que hay diócesis que a la hora de sumar a los suyos cuenten la materia y la forma, los que están en situación especial, los que se han ordenado al día siguiente de enviar los datos, los que migran y emigran. No, ni mucho menos. Lo que hay que leer son los confesados seminaristas de cada diócesis en relación con las series históricas, con la edad media del clero, con el número de parroquias y templos de culto, con los presupuestos de la diócesis, con el Fondo Común Interdiocesano, con los religiosos en activo. No voy a dar nombres para que no se despierten los dragones ni se espabilen los fantasmas. Pero lo que pasa con la estadística de seminaristas es que tiene más que ver con la teología que se enseña, la espiritualidad que se vive, el rector que dirige el Seminario junto con el equipo de formadores, el tiempo que el obispo les dedica, la ilusión con la que los sacerdotes hablan del sacerdocio a sus monaguillos, la generosidad de los padres de familia, la coherencia del colegio que se dice católico, que con la circunstancia, el tiempo, la historia. Kairós frente a Kronos, todo muy estadístico.

 

José Francisco Serrano Oceja

   

Página 14 de 181

<< Inicio < Prev 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 Próximo > Fin >>

¿Te gusta nuestra página?

Haz un donativo a la Asociación Revaloria (sin ánimo de lucro), para que esta web sobre los sacerdotes pueda seguir funcionando:

Te escuchamos:

Soy el creador y gestor de esta web. Te escucho en las redes sociales:

Facebook Twitter

Seguirme en Twitter es gratis y libre de emisiones de CO2: haces un favor a tu economía y al planeta :-)

Publicidad: