La fe en el Maestro divino nos da la fuerza para mirar con confianza el futuro. Queridos sacerdotes, Cristo cuenta con vosotros. A ejemplo del Santo Cura de Ars, dejaos conquistar por Él y seréis también vosotros, en el mundo de hoy, mensajeros de esperanza, reconciliación y paz. (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Confío este Año Sacerdotal a la Santísima Virgen María, pidiéndole que suscite en cada presbítero un generoso y renovado impulso de los ideales de total donación a Cristo y a la Iglesia que inspiraron el pensamiento y la tarea del Santo Cura de Ars (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
"La castidad brillaba en su mirada", y los fieles se daban cuenta cuando clavaba la mirada en el sagrario con los ojos de un enamorado. También la obediencia de san Juan María Vianney quedó plasmada totalmente en la entrega abnegada a las exigencias cotidianas de su ministerio. Se sabe cuánto le atormentaba no sentirse idóneo para el ministerio parroquial y su deseo de retirarse "a llorar su pobre vida, en soledad". Sólo la obediencia y la pasión por las almas conseguían convencerlo para seguir en su puesto. A los fieles y a sí mismo explicaba: "No hay dos maneras buenas de servir a Dios. Hay una sola: servirlo como Él quiere ser servido" (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Se entregaba totalmente a su propia vocación y misión con una ascesis severa: "La mayor desgracia para nosotros los párrocos -deploraba el Santo- es que el alma se endurezca"; con esto se refería al peligro de que el pastor se acostumbre al estado de pecado o indiferencia en que viven muchas de sus ovejas. (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Los sacerdotes podemos aprender del Santo Cura de Ars no sólo una confianza infinita en el sacramento de la Penitencia, que nos impulse a ponerlo en el centro de nuestras preocupaciones pastorales, sino también el método del "diálogo de salvación" que en él se debe entablar (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
"Todas las buenas obras juntas no son comparables al Sacrificio de la Misa, porque son obras de hombres, mientras la Santa Misa es obra de Dios". Estaba convencido de que todo el fervor en la vida de un sacerdote dependía de la Misa: "La causa de la relajación del sacerdote es que descuida la Misa. Dios mío, ¡qué pena el sacerdote que celebra como si estuviese haciendo algo ordinario!". Siempre que celebraba, tenía la costumbre de ofrecer también la propia vida como sacrificio: "¡Cómo aprovecha a un sacerdote ofrecerse a Dios en sacrificio todas las mañanas!" (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Les enseñaba el Cura de Ars, "Sabemos que Jesús está allí, en el sagrario: abrámosle nuestro corazón, alegrémonos de su presencia. Ésta es la mejor oración". Y les persuadía: "Venid a comulgar, hijos míos, venid donde Jesús. Venid a vivir de Él para poder vivir con Él...". "Es verdad que no sois dignos, pero lo necesitáis". Dicha educación de los fieles en la presencia eucarística y en la comunión era particularmente eficaz cuando lo veían celebrar el Santo Sacrificio de la Misa. Los que asistían decían que "no se podía encontrar una figura que expresase mejor la adoración... Contemplaba la hostia con amor" (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
En cuanto llegó, consideró la Iglesia como su casa... Entraba en la Iglesia antes de la aurora y no salía hasta después del Angelus de la tarde. Si alguno tenía necesidad de él, allí lo podía encontrar (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
"Dios mío, concédeme la conversión de mi parroquia; acepto sufrir todo lo que quieras durante toda mi vida" (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
El sacerdote tiene la llave de los tesoros del cielo: él es quien abre la puerta; es el administrador del buen Dios; el administrador de sus bienes... Dejad una parroquia veinte años sin sacerdote y adorarán a las bestias... (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Si comprendiéramos bien lo que representa un sacerdote sobre la tierra, moriríamos: no de pavor, sino de amor... Sin el sacerdote, la muerte y la pasión de Nuestro Señor no servirían de nada. El sacerdote continúa la obra de la redención sobre la tierra... ¿De qué nos serviría una casa llena de oro si no hubiera nadie que nos abriera la puerta? (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Si desapareciese el sacramento del Orden, no tendríamos al Señor. ¿Quién lo ha puesto en el sagrario? El sacerdote. ¿Quién ha recibido vuestra alma apenas nacidos? El sacerdote. ¿Quién la nutre para que pueda terminar su peregrinación? El sacerdote. ¿Quién la preparará para comparecer ante Dios, lavándola por última vez en la sangre de Jesucristo? El sacerdote, siempre el sacerdote. Y si esta alma llegase a morir [a causa del pecado], ¿quién la resucitará y le dará el descanso y la paz? También el sacerdote... ¡Después de Dios, el sacerdote lo es todo!... Él mismo sólo lo entenderá en el cielo (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
¡Oh, qué grande es el sacerdote! Si se diese cuenta, moriría... Dios le obedece: pronuncia dos palabras y Nuestro Señor baja del cielo al oír su voz y se encierra en una pequeña hostia (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)
Este año desea contribuir a promover el compromiso de renovación interior de todos los sacerdotes, para que su testimonio evangélico en el mundo de hoy sea más intenso e incisivo, y se concluirá en la misma solemnidad de 2010 (Carta de Benedicto XVI a los sacerdotes por el año sacerdotal, 18-jun-09)


Warning: Attempt to modify property of non-object in /home2/odad998j/public_html/anosacerdotalinfo/components/com_jomcomment/mambots.php on line 142

Vídeos

Benedicto XVI pide a los jóvenes que apoyen a los sacerdotes

09 Julio 2010

Benedicto XVI viajó a la localidad italiana de Sulmona para conmemorar el 800 aniversario del nacimiento del Papa Celestino V. Es el único Papa de la historia que renunció a su cargo. Decía que no se consideraba apto para la tarea.

   

Oración nunca es extraña a la realidad y es el secreto de la vocación, dice Benedicto XVI

06 Julio 2010

VATICANO, 05 Jul. 10 / 09:42 am (ACI)

En su visita a la localidad italiana de Sulmona por el Año Jubilar Celestiniano en ocasión del 800° aniversario del nacimiento de Celestino V, el Papa Benedicto XVI sostuvo un especial encuentro con los jóvenes a quienes explicó que la oración, es decir la relación donde se cultiva la amistad con Dios, nunca es extraña a la realidad y es el secreto de la vocación de quienes deciden aceptar el llamado divino.

El Santo Padre alabó la "memoria histórica" de los jóvenes que poco antes se habían referido a Celestino V como un personaje que conservaba toda su actualidad. "Sin memoria, no hay futuro. Si hace tiempo se decía que la historia era maestra de vida, la cultura consumista actual tiende, en cambio, a clavar al ser humano en el presente, haciéndole perder el sentido del pasado, de la historia; pero así lo priva también de la capacidad de comprenderse, de percibir los problemas y de construir el futuro. Queridos jóvenes: quiero deciros que el cristiano es alguien que tiene buena memoria, que ama la historia y quiere conocerla".

Al referirse al legado de San Pedro del Morrone, Benedicto XVI resaltó algunas cualidades perennes como "la capacidad de escuchar a Dios en el silencio exterior y sobre todo interior", y explicó que "es importante aprender a vivir momentos de silencio interior a lo largo de nuestras jornadas para poder escuchar la voz del Señor".

"Estad seguros que si aprendemos a escuchar esa voz y a seguirla con generosidad no tenemos miedo de nada porque sabemos y sentimos que Dios está con nosotros. El secreto de la vocación está en la relación con Dios, en la oración. Y esto es válido sea antes de la decisión, o sea en el momento de decidir si emprender el camino, sea después, si queremos ser fieles y perseverar en el camino. San Pedro Celestino fue en primer lugar un hombre de oración, un hombre de Dios".

Seguidamente el Papa advirtió que "la oración verdadera no es absolutamente extraña a la realidad. Si rezar os alienase, os apartase de vuestra vida real estad en guardia: no es una oración de verdad".

"No se trata de multiplicar las palabras, sino de estar en presencia de Dios, haciendo nuestras, en la mente y en el corazón, las frases del Padre Nuestro, o adorando la Eucaristía, o meditando el Evangelio, o participando en la Liturgia. Todo esto no aparta de la vida, al contrario contribuye a que seamos realmente nosotros mismos en todos los ambientes, fieles a la voz de Dios que habla a la conciencia, libres de los condicionamientos del momento".

"La fe y la oración no resuelven los problemas, pero nos permiten afrontarlos con una luz y una fuerza nueva, de forma digna del ser humano y también de manera más serena y eficaz. Si contemplamos la historia de la Iglesia observamos que está repleta de figuras de santos y beatos que partiendo de un diálogo intenso y constante con Dios, iluminados por la fe, supieron encontrar soluciones creativas, siempre nuevas, para responder a las necesidades humanas concretas: la salud, la instrucción, el trabajo, etc. Su decisión estaba animada por el Espíritu Santo y por un amor fuerte y generoso por los hermanos, especialmente por los más débiles y con más desventajas".

El Papa exhortó luego: "¡Queridos jóvenes, dejaos conquistar totalmente por Cristo! Emprended también vosotros con decisión el camino de la santidad, es decir el estar en contacto y en conformidad con Dios, que está abierto a todos, porque también os hará ser más creativos a la hora de hallar soluciones a los problemas que encontráis y de hallarlas juntos. Otra característica del cristiano es que nunca es individualista".

Benedicto XVI también explicó que la elección de vida eremita de Pedro de Morrone (Celestino V) no fue una fuga de la responsabilidad, porque "en las experiencias aprobadas por la Iglesia, la vida solitaria de oración y penitencia está siempre al servicio de la comunidad y nunca se contrapone a ella. Los eremitorios y los monasterios son oasis y fuentes de vida espiritual a las que todos pueden recurrir. El monje no vive para sí mismo, se dedica a la vida contemplativa por el bien de la Iglesia y de la sociedad, para que puedan estar siempre irrigadas de energías nuevas, de la acción del Señor".

El Papa animó también a los jóvenes a amar "a la Iglesia: os ha dado la fe, os ha hecho conocer a Cristo. Conservad vuestro entusiasmo, vuestra alegría que nace del haber encontrado al Señor y comunicadla a vuestros coetáneos. Con vosotros siento que la Iglesia es joven".

"Caminad, queridos chicos y chicas, caminad por la senda del Evangelio, amad a la Iglesia, madre nuestra; sed sencillos y puros de corazón; humildes y fuertes en la verdad: humildes y generosos", concluyó.

Finalizado el encuentro, el Papa bajó a la cripta para venerar las reliquias de San Pánfilo y San Celestino V. Después se desplazó al estadio Pallozzi para despedirse de las autoridades que lo habían recibido por la mañana y a las 5:45 p.m. volvió en helicóptero al Vaticano.

   

P. Daniele Badiali, camino a los altares

30 Junio 2010

El P. Daniele Badiali, misionero en Perú, se encuentra en proceso de beatificación.

   

Los sacerdotes vistos por el cine italiano

30 Junio 2010

   

Los sacerdotes vistos por el cine italiano

30 Junio 2010

El cine ha recogido la figura del sacerdote católico en numerosas ocasiones a lo largo de la historia. Ahora una muestra fotográfica reúne a los sacerdotes del cine italiano, desde los años del cine mudo hasta la actualidad.

   

Página 3 de 86

<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

¿Te gusta nuestra página?

Haz un donativo a la Asociación Revaloria (sin ánimo de lucro), para que esta web sobre los sacerdotes pueda seguir funcionando:

Te escuchamos:

Soy el creador y gestor de esta web. Te escucho en las redes sociales:

Facebook Twitter

Seguirme en Twitter es gratis y libre de emisiones de CO2: haces un favor a tu economía y al planeta :-)

Publicidad: